La importancia de los Hidratos de Cabono en el ejercicio físico

¡¡Hola a todos!!

En el post de hoy nos gustaría hablaros del metabolismo de los Hidratos de Carbono y su importancia cuando realizamos alguna actividad física. ¿Vamos a verlo?

La principal fuente de energía son los Hidratos de Carbono. Estos hidratos, en el caso de ser de absorción lenta (también llamados complejos y conocidos como polisacáridos), en los procesos de digestión, son descompuestos en disacáridos y luego en monosacáridos (glucosa, fructosa y galactosa). El tipo de monosacárido obtenido dependerá del alimento ingerido, aunque cabe destacar que en un 80% del total ingerido diariamente suele descomponerse en glucosa.

Una vez llegan al intestino, una gran parte de la fructosa y la galactosa también se convierten en glucosa. Así pues, casi todos los Hidratos de Carbono, acaban convirtiéndose en glucosa.

La glucosa circulante en sangre se transporta hasta las células, donde cumplirá con las siguientes funciones:

  • Podrá ser usada de manera inmediata para obtener energía..
  • Puede ser alamacenada en forma de glucógeno. El glucógeno es una gran cadena de glucosas y agua. Este proceso es conocido como glucogénesis.
  • Puede ser almacenada en forma de grasa, ya que el cuerpo tiene ciertas limitaciones de almacenamiento de Hidratos de Carbono.

Inconvenientes de la falta o exceso de hidratos de carbono en la dieta:

Hemos de tener en cuenta la necesidad de la ingesta de hidratos de carbono de absorción lenta cuando se practica ejercicio ya que son nuestra fuente de energía y además su falta en la dieta puede provocar:

  • Insuficiente construcción de masa muscular por falta de energía, y además:
  • Pérdida de tejido muscular ya existente por destrucción de aminoácidos (moléculas que forman las proteínas, responsables de la construcción de tejido muscular).

Pero cuidado: el exceso de hidratos de carbono, provoca un incremento indeseado de tejido adiposo (masa grasa).

La importancia de las cantidades que se ingieren.

Cuando hablamos de glucosa, hemos de definir el concepto “glucemia“. La glucemia es la cantidad de glucosa disponible en sangre. Los niveles normales son entre 70 y 110 mg por cada 100 ml. de sangre. Por lo tanto, cuando los niveles están por encima de los normales, hablamos de hiperglucemia, y si están por debajo hipoglucemia.

Para lograr mantenernos en los niveles deseados, el organismo dispone de dos hormonas: insulina y glucagón. Ambas tienen funciones opuestas: la insulina recoge los excesos de glucosa de la sangre y los transporta a los tejidos, y el glucagón aporta glucosa a la sangre cuando no hay suficiente extraiéndola de nuestros tejidos.

¡Atención! Debemos vigilar las ingestas que nos puedan aportar demasiada glucosa a la sangre ya que, frente a esto, el organismo liberará insulina en exceso para lograr compensar los niveles provocando un efecto rebote pues podemos pasar de inmediato a una hipoglucemia (niveles de glucosa bajos en sangre) y esto llevarnos a comer más para compensar. Esto es lo que se conoce como “picos de insulina”. Podemos caer en el error de pensar que el glucagón podría compensar esa disminución de glucosa en sangre, pero como hemos comentado son mecanismos opuestos, por lo tanto, cuando está trabajando la insulina no lo puede hacer el glucagón. Así que es importante evitar esas ingestas que comentábamos en la advertencia.

Y entonces…¿si hago ejercicio, qué tengo que tener en cuenta con los Hidratos de Carbono?

Pues los hidratos de carbono nos aportan la energía. Además son la única energía que usamos cuando realizamos ejercicios anaeróbicos  y son un soporte para ejercicios aeróbicos. La insuficiencia de Hidratos de Carbono se manifestará con fatiga y notaremos disminución en el rendimiento. Además, si fuera muy insuficiente, perjudica en la quema de grasas, ya que en su combustión es necesaria la presencia de parte de hidratos de carbono. Por esto, las dietas sin hidratos de carbono no nos favorecen para la pérdida de grasas.

Ahora que sabemos qué importancia cobran los hidratos de carbono en la práctica de actividad física, es necesario conocer cómo distribuir la ingesta de estos para no caer en los errores comunes y conseguir así un mayor éxito en la práctica de vuestras rutinas. ¿Quieres saber cómo distribuirlos? Sigue leyendo aquí.

Esperamos que os haya servido de ayuda y si tenéis dudas, ¡¡ya sabéis!!

¡¡Un saludo!! 😉

Realizado por Alimentanews

Publicado el 9 de noviembre de 2012 en Alimentos y Nutrientes, Dietoterapia y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: