En otoño… ¡Castañas! ¿Las conoces?

 ¡Hola amig@s! Uno de los alimentos que en este tiempo tenemos ocasión de consumir son las castañas, ¿sabes realmente lo que son, lo que nos aportan y cuales son sus propiedades? Si quieres conocer este fruto seco tan otoñal del que disfrutamos poquitos meses al año y aprender algo más sobre él… ¡sigue leyendo!

 Como ya os hemos comentado, las castañas pertenecen al grupo alimentario de los frutos secos, al igual que las nueces o las avellanas, aunque entre ellos tengan diferente composición de nutrientes. Procede del castaño, árbol de clima fresco, con hojas dentadas y cuyo fruto, la castaña, crece encerrado en una cúpula espinosa. Se dice que procedía de Asia Menor, se introdujo por los Romanos en los países mediterráneos, y se cree que a partir de la castaña se elaboraba pan para alimentar a las tropas y a los caballos, aunque existen varias teorías y discrepancias.

La castaña contiene menos calorías que otros frutos secos.

A nivel de proteínas, la castaña no tiene una cantidad de proteínas muy elevada en comparación con otros frutos secos, y esto se considera un poco peculiar, pero no os preocupéis porqué no supone ningún problema en una sociedad como la nuestra, ya que tendemos a comer exceso de proteínas.

En cuanto a las grasas destaca por dos características muy peculiares, en primer lugar contiene menos grasa que otros otros frutos secos, pero ésta no es tan “saludable” como por ejemplo la grasa de las nueces. Ésto se debe a que el 40% de la grasa de la castaña es saturada (menos saludable) que la grasa insaturada (el 60%), al tratarse de un alimento de origen vegetal no contiene colesterol. Otra característica es que la castaña contiene una elevada cantidad de hidratos de carbono, incluso más que otros frutos secos.

En relación a los minerales, es importante destacar su aporte de calcio, hierro, magnesio, importantes para la formación del hueso, para el transporte de oxígeno o para la contracción muscular respectivamente.

Además, al igual que la mayoría de frutos secos es baja en sodio (excepto por ejemplo las almendras saladas u otros que en su procesado se les añade), muy importante porqué tendemos a abusar de este mineral añadiéndolo nosotros mismos (sal de mesa).

 Así pues ya tenemos más información sobre la castaña, con todo esto podemos concluir que podemos comer castañas de postre (preferentemente al medio día), como merienda o a media mañana (siempre que no esté contraindicada por padecer algunas patologías) pero sin abusar de ella, ¡además está buenísima! Recordad que si la tostamos las calorías son las mismas, simplemente tiene menos agua. ¿Tienes alguna duda? ¡Escríbenos!

 Realizado por Alimentanews

 ______

Bibliografía:

Mataix Verdú J. “Nutrición y alimentación humana” volumen I. Ed. Océano ergon, Barcelona

Mataix Verdú J. “Tabla de composición de alimentos” 4ª edición. Universidad de Granada.

Publicado el 6 de noviembre de 2012 en Alimentos y Nutrientes, I+D y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: