Hidratos de Carbono…¿qué son?

Hidratos de Carbono

Glúcidos, azúcares

¡Hola a tod@s!

Cuando se habla de “alimentación”, hay que tener claros muchos conceptos de los que se suelen hablar para entender la necesidad de una buena organización en nuestros menús. Entre estos conceptos, hay que diferenciar entre nutrientes y alimentos… En este post vamos a hablar de uno de los nutrientes fundamentales que ha de figurar en todas nuestras ingestas: los Hidratos de Carbono. ¿Qué son?Antes de empezar con el tema que nos ocupa hoy, es importante saber que alimentarse y nutrirse no es lo mismo. Los nutrientes son los componentes de los alimentos. De ahí la importancia de saber escoger los alimentos de manera adecuada para la elaboración de nuestros menús, pues de ellos obtendremos los nutrientes que nuestro organismo puede necesitar y que aprovechará en función de su necesidad.

Entre estos nutrientes, encontramos los Hidratos de Carbono (también conocidos como Glúcidos o Carbohidratos).

¿Cuál es su función?

Las células de nuestro organismo necesitan energía para funcionar correctamente. Esta energía debe llegarles de manera constante, y la consiguen de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono que se encuentran en los diferentes alimentos. De todos, los Hidratos de Carbono son la energía que se digiere y asimila con más facilidad, de ahí que sea tan importante incluir alimentos que los contengan en todas las ingestas del día. Además de su aporte energético, los Hidratos de Carbono cumplen con varias funciones para la vida:

  • Son esenciales en el metabolismo de las grasas. Los hidratos de Carbono ayudan en la quema de las grasas, por lo tanto si no hay suficiente hidrato de carbono, esa grasa no se aprovecha del todo.
  • Son energéticos y plásticos. Como hemos visto, suministran energía para las funciones que se realizan en el organismo.
  • Evitan la acidosis. Si no se proporciona la cantidad necesaria de Hidratos, el organismo obtiene energía a través de las proteínas y grasas dando lugar en su transformación a ácidos conocidos como cuerpos cetónicos que se eliminan por orina. El exceso de estos ácidos circulando por nuestro organismo es perjudicial para la salud.
  • Ayudan en el desarrollo de la flora microbiana. La flora microbiana que se encuentra en nuestro intestino, debe estar en buen estado ya que nos permite sintetizar vitaminas del grupo B, ácido fólico…

Clasificación.

Dentro del grupo de los Hidratos de Carbono, estos los podemos clasificar en función de la velocidad en las que los absorbe nuestro organismo:

  •  Monosacáridos o azúcares simples: se absorben de manera muy rápida, y son los primeros que nuestro cuerpo utiliza en caso de desgaste energético. Encontramos:

– Glucosa

– Fructosa (azúcar de las frutas)

– Galactosa (azúcar de la leche)

  • Disacáridos o azúcares dobles: al ser su composición de dos moléculas, su absorción es un poco más lenta que los anteriores.

– Maltosa (glucosa + glucosa)

– Sacarosa (glucosa + fructosa)

– Lactosa (glucosa+ galactosa)

  • Polisacáridos o azúcares complejos. Como su nombre indica (“poli”), son sustancias formadas por la unión de un gran número de moléculas de monosacáridos. Su absorción por lo tanto, es más lenta.

– Glucógeno. Es la fuente de reserva de glucosa en el reino animal.

– Almidón. Es la fuente de reserva de glucosa en el reino vegetal.

– Celulosa. Es un hidrato de carbono muy complejo del mundo vegetal.

¿”Engordan” o no “engordan”?

Seguro que muchas veces habéis oído esta asociación de la palabra “engordar” con los hidratos de carbono. Existe la creencia de que los hidratos de carbono engordan y desde Alimentanews queremos aclarar el concepto, pues no es correcto asociarlo directamente.

Como hemos dicho, son una fuente de energía importante para nuestro organismo y además son necesarios para otras funciones importantes. Por lo tanto: son necesarios a diario, en todas las ingestas que realicemos, pero en su justa medida y teniendo en cuenta lo siguiente:

– Los Hidratos de Carbono de absorción rápida (azúcares simples como el azúcar común, la miel, mermelada…), si se consumen en exceso en una sola ingesta, el organismo no es capaz de utilizarlos de golpe y se ve obligado a reservar una pequeña parte en el hígado en forma de glucógeno y el resto lo transforma en grasas.

Y además si ingerimos en exceso Hidratos de carbono, pueden producirnos los siguientes efectos:

– Un exceso de hidratos de carbono puede producir “dispepsia“, a causa de las fermentaciones intestinales.

Para metabolizarlos correctamente, requerimos vitamina B1 (tiamina), por lo tanto a mayor ingesta de Hidratos, mayor cantidad de tiamina necesitaremos.

Ahora que ya sabemos un poco más de este nutriente, el siguiente paso es aprender a distribuir correctamente los alimentos que nos lo aportan… Próximamente encontraréis un post donde os explicaremos qué alimentos nos los aportan y cómo repartirlos para garantizar una correcta nutrición.

¡Un saludo! 🙂

Realizado por Alimentanews

Publicado el 10 de septiembre de 2012 en Alimentos y Nutrientes y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: