Alimentación en el primer trimestre de embarazo

¡¡Buenos días!! En éste post os hablaremos sobre la alimentación de las mujeres en el primer trimestre de embarazo. Durante los 9 meses, la madre experimenta diferentes cambios fisiológicos, donde la alimentación juega un papel muy importante para ella y sobre todo para la formación y desarrollo del feto.

Si una mujer quiere quedarse embarazada, es recomendable pensar por adelantado y acudir al médico, adoptar un estilo de vida saludable normalizando su peso corporal, realizando ejercicio físico, no ingerir sustancias tóxicas y realizar un aporte extra de algunas vitaminas y minerales.

¿Por qué se debe realizar un aporte extra de vitaminas y minerales?

El ácido fólico es importante para todas las mujeres en edad fértil, la carencia puede provocar malformaciones  en el Sistema nervioso del feto. Los alimentos ricos en esta vitamina son: verduras de hoja verde oscura, hígado y carnes, fruta, pan, avellanas, zanahoria, huevos, levadura de cerveza, entre otros.

Si realizamos una dieta rica en hierro antes y durante el primer trimestre de embarazo, se podrá evitar la anemia  (frecuente en la gestación). Los alimentos ricos en hierro son: carnes, huevos, pescados, legumbres, cereales, entre otros. La vitamina C favorece la absorción de hierro procedente de los alimentos vegetales.

El déficit de Zinc está relacionado con el retardo del crecimiento del feto, con la maduración sexual y con diversas deficiencias inmunológicas. Los alimentos ricos en Zinc son: frutos secos, huevos, queso curado, entre otros.

¿Qué cambios fisiológicos provoca el embarazo?

Sistema reproductor: retirada de la menstruación y aumento del tamaño del útero.

Sistema respiratorio: puede aparecer ronquera o afonía.

Sistema digestivo: náuseas, vómitos, estreñimiento, digestiones pesadas y acidez. Al crecer la barriga, el sistema digestivo se comprime apareciendo sensación de reflujo.

Sistema urinario: aumenta la necesidad de orinar, existe cierta tendencia a las infecciones de orina.

Sistema cardiovascular:  aumentan las pulsaciones,  se retiene mas líquido y es frecuente que disminuya la tensión arterial (provocando el típico mareo al levantarse rápidamente y cansancio).

¿Qué síntomas son más frecuentes en los primeros meses de embarazo?

–           Cambios en sus preferencias alimentarias: con cierta frecuencia la mujer embarazada experimenta cambios en sus gustos alimentarios relacionado con variaciones de la sensibilidad gustativa. La embarazada puede experimentar una apetencia por productos que no eran de consumo habitual o, por el contrario, encontrar desagradable el sabor o el olor de algunos alimentos que le gustaban antes de la gestación. Este fenómeno se debe a alteraciones producidas por el trastorno hormonal del embarazo. Estos cambios no tienen importancia si no alteran o interfieren en la realización de una alimentación variada y equilibrada.

–          Vómitos y náuseas:  es frecuente experimentar estos síntomas durante el embarazo y sobre todo durante el primer trimestre; son debidos a los cambios metabólicos que experimenta la mujer embarazada. Para evitarlos se recomienda realizar comidas ligeras, frecuentes y poco copiosas. Se recomienda también disponer de unas galletitas o tostaditas en la mesilla de noche, para comerlas antes de levantarse de la cama.

–          Estreñimiento: es frecuente padecer estreñimiento durante todo el embarazo, para combatirlo os recomendamos realizar una buena hidratación a lo largo del día, comer alimentos ricos en fibra (siempre que sean bien tolerados), tomar aceite de oliva, evitar tomar laxantes (excepto bajo indicación médica).

–          Acidez: en este caso se recomienda fraccionar bien la alimentación a lo lardo del día, evitando platos voluminosos y procurar no tomar comidas muy grasas. También se recomienda comer despacio, sin prisa; no irse a dormir justo después de las comidas (para realizar una correcta digestión), y utilizar ropa cómoda y suelta.

En resumen, para esta etapa de la vida tan bonita y enriquecedora, la alimentación debe ser:

–          Comer lentamente, realizar las 5 comidas diarias y no muy abundantes.

–          Las cocciones realizarlas de la forma más natural posible (vapor, papillotes, salteado).

–          Aumentar el consumo de frutas y verduras, aceite de oliva, pescados, cereales integrales, lácteos, huevos, legumbres y evitar el consumo de grasas saturadas.

–           Realizar ejercicio moderado como andar o nadar. Así como ejercicios pre-parto, ideales para el fortalecimiento del suelo pélvico.

–          Controlar el peso periódicamente, no es conveniente realizar dietas de adelgazamiento durante el embarazo.

Para ejercicio físico y sumplementación de vitaminas y minerales, como siempre, consultar a vuestro especialista 😉

Esperamos que este post haya sido de vuestro interés, ¡y os recordamos que podéis consultarnos lo que queráis!

Realizado por Alimentanews

___

Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. www.aesan.msc.es (“Guía de alimentación saludable”)

Publicado el 6 de junio de 2012 en Alimentos y Nutrientes, Dietoterapia y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: