Cuando el peligro de atragantarse impide comer…


Uno de los problemas que nos encontramos en personas que sufren Alzheimer, Parkinson y otras demencias, se encuentra en la hora de las comidas… Y es que en estas enfermedades neurológicas nos encontramos con problemas de deglución, que impiden ingerir correctamente los alimentos, y esto agrava más el estado de salud general de estas personas. Desde Alimentanews os presentamos algunos consejos para garantizar una buena nutrición en estos casos. ¡Vamos a verlos!

 

 

La disfagia es el trastorno que experimenta una persona para realizar una deglución correcta de algún tipo de alimento. Para entender el por qué se da este trastorno, hay que explicar cómo se realiza la deglución. Hay dos fases de la deglución que son voluntarias: la fase preparatoria (cuando masticamos y ensalivamos el alimento) y la fase oral (cuando empujamos la mezcla obtenida con la lengua). Las dos fases involuntarias son la fase faríngea (en la que la mezcla baja por la faringe) y la fase esofágica (que hace que la mezcla baje por el esófago hasta el estómago).

Los movimientos de deglución se controlan desde el sistema nervioso, es por esto que la mayoría de disfagias son producidas por enfermedades neurológicas como lo son el Alzheimer, Parkinson…

¿Qué pasa si se padece disfagia?

En las personas mayores, padecer disfagia es una complicación a añadir, ya que afecta directamente en la nutrición, puede provocar deshidratación y en algunos casos a consecuencia de un atragantamiento pueden aspirar alimentos, pudiendo provocar neumonías severas.

Es importante que el médico evalúe el estado nutricional de nuestros mayores para detectar a tiempo cualquier problema relacionado con la alimentación, y así buscar alternativas rápidas para evitar problemas graves de salud.

¿Cómo tratar con alguien que sufre disfagias?

  • Es aconsejable que la persona afectada esté sentada y con una ligera inclinación hacia atrás de la cabeza.
  • Es preferible empezar con pequeñas cantidades de comida, y no insistir en acabar grandes volúmenes.
  • Como consecuencia del punto anterior, deberemos enriquecer los platos para en poca cantidad obtener los nutrientes necesarios de estas personas.
  • Para facilitar el paso de los alimentos y evitar atragantamientos, adaptaremos las texturas de las preparaciones culinarias, evitando alimentos sólidos secos (como galletas que se pueden desmigar en la boca), untuosos (como patatas hervidas) y consistencias líquidas (como caldos o sopas). La textura ideal puede ser la de un yogur, miel, o mouse.

Ya hemos visto que uno de los puntos más importantes para garantizar la buena nutrición de las personas con disfagias, es adaptar las texturas de los alimentos y enriquecer los platos con los nutrientes necesarios.

Próximamente enAlimentanewsos explicaremos cómo adaptar texturas y enriquecer platos.

¡Esperamos que os haya gustado este post!

Un saludo! 😉

Realizado por Alimentanews

Publicado el 8 de mayo de 2012 en Dietoterapia y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: